Son como los genios que salen al frotar la lámpara mágica. Ahora que estamos tanto tiempo en casa, ¿Qué debo saber sobre ellos?

Son los llamados smart speakers, como Google Home y Amazon Echo, por ejemplo, hacen que sea más fácil escuchar música, pueden ayudar con las tareas escolares y elaboran listas de compras para el supermercado. Utilizan una combinación de datos y cálculos para decidir lo que estos creen que tú quieres que hagan. Pueden tomar información de una variedad de fuentes, incluyendo voces humanas, sensores que monitorean el ambiente, biometría (captura de huellas dactilares y caras) y aplicaciones, por lo que cada producto funciona de manera un poco diferente para cada persona.

¿Qué tipo de información recopilan los dispositivos inteligentes?

Los dispositivos inteligentes recopilan, como mínimo, los datos que necesitan para brindarte el servicio que ofrecen. Por ejemplo, el reloj inteligente de tu hijo puede rastrear su ubicación. El reloj sigue registrando la ubicación de tu hijo, incluso cuando está en casa cenando y también puede registrar lo que hacen otros relojes que están cerca o hacer un seguimiento de la condición física de tu hijo. La nevera puede registrar cada vez que alguien abre la puerta. No está claro cuánto captan Google Home y Echo de las conversaciones de tu hogar, ya que a veces se meten en las charlas inesperadamente. Las empresas afirman que necesitan estos datos para que sus productos funcionen mejor. Pero también los utilizan para crear perfiles de consumidores con el fin de predecir lo que querrás comprar en el futuro. Estos modelos son valiosos y los usan para venderte cosas o vender tu perfil de datos a otras compañías. Por ejemplo, tu nevera podría vender tus datos a una compañía de helados o a un proveedor de seguros de salud.

¿Cómo puedo restringir los datos que mi dispositivo inteligente recopila?

La mayoría de los productos conectados tienen ajustes de privacidad que limitan el uso de tus datos, como la cantidad de datos que la empresa puede recopilar, para qué los usan, cuánto tiempo pueden conservarlos y cómo tú, como fuente de esos datos, puedes interactuar con ellos. Por lo general, puedes encontrar ajustes de privacidad en el perfil de tu cuenta en el sitio web de la compañía o en una aplicación asociada (que con frecuencia requiere un dispositivo inteligente para usarla). Algunas funciones de privacidad sólo se pueden activar o desactivar, como los servicios de ubicación. Algunas se pueden ajustar. 

En la aplicación de Alexa que funciona con Amazon Echo, por ejemplo, puedes evitar que Amazon use tus grabaciones de voz para ciertas cosas. De esta forma, pueden recopilar esta información, pero no pueden usarla para los propósitos que desactivaste. Algunos productos no funcionarán correctamente o no brindarán todo lo que prometen si decides no participar en la recopilación de datos. Si te niegas a agregar todos tus contactos en el asistente del hogar (para proteger la privacidad de tus amigos) es posible que ni siquiera puedas llamar a una persona a través de las funciones de llamada del dispositivo. Lo mismo con las fotos. Si tienes un marco de fotos inteligente, es posible que debas darle acceso a todas tus fotos para que muestre apenas una.

¿Cuál es la forma más segura para que mi familia use los dispositivos inteligentes?

  • Averigua qué datos recopilan las empresas. Lee las políticas de privacidad de cada producto que actives. Si no entiendes algo, busca en el sitio web de la compañía, por ejemplo, su blog o la sección de ayuda para investigar más sobre temas específicos.
  • Revisa los ajustes de privacidad. Revisa cuidadosamente cada ajuste de privacidad (que generalmente se encuentran en la aplicación asociada con el producto o en tu perfil de usuario en el sitio web de la compañía). Presta mucha atención a cualquier ajuste que esté “activado” de forma predeterminada.
  • Utiliza contraseñas seguras, y asegúrate de que tus hijos también lo hagan. Aprovecha también las medidas de seguridad adicionales, como la autenticación de dos factores (además de pedirte la contraseña, te pueden enviar un email o mensaje de texto con un código temporal).
  • Protege a los niños con herramientas de seguridad diseñadas para ellos. Si los niños van a estar interactuando con los dispositivos inteligentes y las compañías te dan la opción de configurar perfiles para ellos, aprovecha esa función, ya que puede limitar lo que recopilan.
  • Recuérdales a tus hijos que se conecten de manera segura. Las redes de internet públicas (como las gratuitas que ofrecen algunos comercios) son objetivos principales de los hackers (tanto locales como internacionales), así que ten especial cuidado al usarlas. Considera la posibilidad de descargar un VPN (red privada virtual) y asegúrate de activar el ajuste del navegador “usar siempre HTTPS” para agregar otra capa de seguridad a tus datos.
  • Mantén tus aplicaciones actualizadas. Las compañías publican actualizaciones de seguridad de su software todo el tiempo, por lo que definitivamente debes estar al tanto de las actualizaciones.
Compartir: